Un don excepcional

Un don excepcional

Apr. 12, 2017 US. 101 Min. PG-13
Tu voto: 0
9.4 116 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

Marc Webb
Director

Reparto

Chris Evans isFrank Adler
Frank Adler
Mckenna Grace isMary Adler
Mary Adler
Lindsay Duncan isEvelyn Adler
Evelyn Adler
Jenny Slate isBonnie Stevenson
Bonnie Stevenson
Octavia Spencer isRoberta Taylor
Roberta Taylor
Glenn Plummer isGreg Cullen
Greg Cullen
Julie Ann Emery isPat Golding
Pat Golding
Joe Chrest isKevin Larsen
Kevin Larsen
Jona Xiao isLijuan
Lijuan

Sinopsis

Ambientada en un pueblo costero de Florida, Gifted cuenta la historia de Frank Adler, un hombre soltero que cría a su sobrina Mary tras el fallecimiento de su madre. La niña tiene una gran habilidad para las matemáticas y su abuela Evelyn lo sabe bien. Mientras que su tío intenta que la vida de la pequeña sea lo más normal posible y que disfrute de su infancia, Evelyn tiene otros planes para ella. Como consecuencia, Frank se verá obligado a luchar desesperadamente por su custodia. Un don excepcional

Critica:

He aquí una interesante vuelta de tuerca a las historias sobre superdotados.
La mayoría de las veces, estas empiezan resaltando la cualidad anormal de una persona, y retratan los intentos por aprovecharla, darle uso o facilitar su integración.
Nunca se habla de normalidad o estándar en esas historias, porque se entiende que son conceptos inexistentes una vez que alguien se revela superdotado.

‘Un Don Excepcional’, sin embargo, hace de la normalidad su principal tema a tratar, y elige olvidarse de lo encantadoramente inteligente y aguda que puede ser una niña de 7 años cuando demuestra su inteligencia superior.
Eso es lo que afronta Frank Adler cada día, pendiente de la pequeña Mary, tratando de darle la existencia más sencilla posible, sin grandes privilegios ni excepcionales tratos.
Al fin y al cabo, si interpretamos cuidadosamente el título original, ‘Gifted’, se habla de un regalo, algo que no necesariamente se debería exhibir o clasificar de ninguna manera, sino simplemente aprovechar.

Por eso, Frank sigue insistiendo a Mary con ir al colegio, y aceptar las “tonterías” que, a juicio de ella, allí se enseñan.
Por eso mismo, Frank sigue distraídamente ausente cada vez que le recuerdan lo especial que es su niña.
Y, por todas estas rutinas, siempre le recuerda a esa criaja rubia que debe esforzarse por no sobresalir, por mucho que ambos sepan que es especial: porque una niña de 7 años debería aprender antes a jugar que a sumar, por la sencilla razón de que un don no debería borrar el obligatorio camino a la madurez.

Chris Evans y la pequeña Mckenna Grace consiguen un grado tal de cómplice naturalidad, hablando sobre lo divino y lo humano a la luz del crepúsculo, intercambiando el seco cariño del primero y la cómica espontaneidad de la segunda, que no te quedará ninguna duda de que este padre y esta hija merecen toda la vida normal que sean capaces de disfrutar juntos.
Pero es entonces cuando se recuerda que Mary es superdotada: no por parte de ella misma, que es feliz siendo parte de la familia que forma junto a Frank y su vecina Roberta, sino por parte de otros adultos, que creen que la excelencia es una cualidad demasiado importante como para desperdiciarla en tareas mundanas.
Evelyn, madre de Frank y abuela de Mary, llega a Florida casi desde otro mundo, uno de vida pudiente y lujos reservados a una élite, prometiendo a la pequeña que puede escribir su nombre en la historia de la matemática, si tan solo quisiera abandonar ese barrio humilde que ha aprendido a querer.

Todo esto podría haber sido carne de telefilm, una historia poco trabajada donde los buenos están claros y la mala carece de matices, obligándonos a odiarla porque quiere pervertir las ambiciones una niñita.
Pero, muy al contrario, se nos recuerda que Evelyn también es un ser humano, y lo único que quiere es una oportunidad para que su nieta sobresalga, aunque eso implique aislarla de todas las distracciones posibles, porque ella misma se ha criado en un entorno que recompensa la excelencia y desprecia el rumbo libre de gente como Frank.
Un hijo con el que, pese a todo, es capaz de bromear y recordar viejos tiempos, alejándose ambos de ser dos adultos serios en el juzgado, por un breve y liberador momento.

Lo cierto es que llega el momento en que el espectador piensa que está pasando demasiado tiempo entre juicio y juicio.
Que ya no queda nada de esas ocurrencias inesperadas, de esas tardes en la playa o esas noches de karaoke casero que hemos pasado con padre e hija.
Y, de repente, lo ves demasiado claro: de esto quería proteger Frank a Mary. De juicios a su mente y su tiempo, de interminables preocupaciones por un futuro incierto, de calladas renuncias sabiendo qué es lo mejor.
(Aunque da la triste sensación de que Frank también se protegía a si mismo de todo eso)

Las cosas importantes eran otras: sentarse en el sofá a ver la tele juntos, comer pizza los fines de semana, explicar el significado de expresiones oídas de casualidad… todas esas deliciosas cosas que se pierden cuando alguien es especial, como si no tuviera derecho a vivirlas.

En determinado momento, Frank se pregunta: “¿por qué crear algo que sabes que va acabar estropeándose?”
No tengo ni idea.
Pero sí sé que yo también haría lo que fuera para que una niña continuara siendo niña, porque eso va a ser lo más excepcional que ella tendrá jamás.

Título original Gifted
Calificación de IMDb 7.7 11,894 votos
Calificación de TMDb 8 91 votos

Títulos similares